LIBÉRATE DE TUS PROBLEMAS DE SALUD

“Lo que se calla en la primera generación… la segunda lo lleva en el cuerpo”

Francoise Dolto

Cuando enfermamos caemos en la trampa de sentirnos víctimas, entrando en un ciclo dual en el que culpamos a un mundo externo por lo que nos está sucediendo.

Es una oportunidad para tomar consciencia de nuestra incoherencia emocional y poder sanar desde la libertad de una mente más holística, con una visión integradora.

¿Para qué nos ponemos enfermos? ¿cuál es la solución que nuestra biología no da para afrontar una determinada situación? que, de otra forma nuestro cuerpo lo entendería como un peligro para nosotros.

Impactamos emocionalmente ante determinadas situaciones y en función de las creencias limitantes que tenemos desarrollamos unas u otras patologías. Es importante tener en cuenta los programas que heredamos de nuestros ancestros y las emociones que vivimos a través de nuestra madre porque esto condiciona nuestra manera de impactar emocionalmente y los problemas de salud que manifestaremos.

Heredamos unos programas que están condicionados por las creencias de nuestros antepasados ya que ellos vivieron en relación a esto y nos desarrollamos de acuerdo a estos patrones y las creencias que consideramos como nuestras. Lo que aprendemos de nuestros padres, maestros, amigos, religión, cultura…

Estamos viviendo historias pasadas, conflictos no resueltos, emociones no expresadas y no somos conscientes de ello. Establecemos vínculos invisibles e inconscientes de fidelidad familiar y vivimos desde la lealtad a estos hilos imperceptibles que nos atan.

Nos maltratamos constantemente a través del otro, impidiéndonos vivir aquello que deseamos por miedo a no ser queridos, aceptados, a comportarnos como se supone que es lo correcto.

Todo esto nos hace enfermar, tomar consciencia de ello nos libera y comenzamos a atraer personas y situaciones que estén en la misma vibración que nosotros.

“Enfermamos porque creemos que podemos hacerlo y a nuestro ego le viene muy bien esto para mantenernos esclavos e inactivos, en un secuestro, viviendo una ilusión; si no sabes que estás en un sueño no puedes despertar de él…”

Facilito un recurso para que aprendas a identificar aquellas creencias limitantes que te rondan con respecto a la salud y las dejes marchar agradeciendo el aprendizaje que te han facilitado, desde el amor;

1.Haz dos columnas; frases y creencias limitantes.

3.Escribe todas las frases que te decían tus padres y escuchabas en tu entorno sobre la salud y en la segunda columna la creencia que emana de esa frase.

1.Elabora nuevamente las dos columnas, aunque ahora con lo que te dices tú.

2.Observa si existe alguna relación entre lo que te dices y lo que te decían.

4.Ahora realiza en otro papel las dos columnas. Escribe lo mismo que antes aunque esta vez de una forma positiva, convirtiéndolo en creencias potenciadoras (escribes frase y creencia abundante)

5. Una vez tomes consciencia de la relación y has elaborado las nuevas creencia, vamos a dejar marchar las que te estaban limitando.

“Doy las gracias a mis ancestros, a mis padres, a todos aquellos con los que he tenido el regalo de compartir, ya que ellos han hecho su función con la mejor intención positiva, para que yo crezca sana/o y fuerte.

Ya no necesito esas creencias que me han acompañado hasta mi edad adulta porque me proclamo una persona con salud y decido vivir mi propio proyecto sentido desde una mente más holística.

Soy un ser saludable, me libero desde el amor, dando las gracias. Visualizo como todo aquello que no necesito va desapareciendo hasta que se evapora en la inmensidad del espacio”.

Gracias, gracias, gracias…

¡Ahora tienes una nueva oportunidad de comenzar de nuevo desde la salud que, es innata en ti! 

Espero que te haya resultado útil este artículo. Un abrazo muy fuerte!

Eila

COMPARTIR ESTE POST CON …


Soy Eila Medina, Coach y Acompañante en BioNeuroEmoción®, especializada en Desprogramación Biológica y Psicología Humanista. Acompaño a personas que quieran emprender un cambio de vida, les enseño a escuchar sus necesidades y a utilizar sus recursos innatos.

Escribe un comentario